El gran problema de las organizaciones bienestaristas (Revisión V2)

Este texto lo escribimos hace ya mas de un año, una amiga y yo por un problema que tuvimos con una ong bienestarista. Al intentar organizar una convocatoria se apoderaron de ella, simplificandola a una recogida de firmas y poniendo su nombre como ong, aprovechandose de los pobres animales que iban a morir en ese momento en beneficio propio. Sirvieron de apaga fuegos de la rabia en ese momento, y ya nadie se acordó de la convocatoria.
Que no apaguen la rabia, organicemosla y luchemos!
Enlace original del texto: http://barcelona.indymedia.org/newswire/display/475360/ 

El gran problema de las organizaciones bienestaristas

Sólo hay una especie animal que se cree con el derecho a decidir sobre la libertad o la vida de otros individuos, esclavizándolxs por beneficio propio sin tener en cuenta ni valorar lo que él/la otrx quiere. Hablamos de los humanos, educadxs para discriminar por lugar de procedencia, condición sexual, sexo o especie. Una educación que fomenta el obedecer y no valorar ni respetar la libertad de su semejante.Creemos importante la libertad y luchamos por ella. La libertad de cualquier animal, sin importar su especie, como es obvio.
Pero no siempre todxs actuamos coherentemente con lo que perseguimos, dejando en segundo plano o incluso último el fin, la libertad, como si no importara ya. Desgraciadamente nos topamos con diferentes organizaciones o entidades tan verticales, que olvidan porque luchan.
Una organización de liberación animal debe ser un grupo de iguales dónde no deben existir líderes; asamblearia, horizontal y que parta de la base que perseguimos, sino sería contradictorio.
Por desgracia, a través de distintos acontecimientos, hemos podido observar como asociaciones corporativizadas actúan de forma autoritaria y se comportan como un poder de imposición más, no teniendo en cuenta las opiniones del resto de activistas, relevándoles a un segundo plano. Esto resulta contraproducente ya que aleja a las personas del objetivo final por el sentido de obligación que se crea con respecto a éstas, así como por el menosprecio que a veces se dirige a los nuevos activistas con respecto a las ideas aportadas, independientemente del conocimiento o de la experiencia que estas personas hayan podido tener anteriormente.Creemos importante escuchar todas las opiniones y vemos necesario llegar a un consenso entre todxs, ya que colectivamente se construye libertad y autoritariamente se destruye.Así mismo y en algunos casos, personas especializadas en distintas áreas que han querido actuar como activistas han visto limitadas sus actuaciones en algunas de estas asociaciones, puesto que se ha considerado que ya era suficiente con que los líderes llevasen a cabo determinadas acciones (por mantener el “estatus” principalmente), lo que se da incluso cuándo estxs no están formadxs en temáticas específicas (derecho, psicología, sociología, diseño gráfico y tantas áreas que pueden ser útiles para la difusión del mensaje), suponiendo todo esto un retroceso para la liberación animal.Pero no es lo anterior el único problema destacable. Mediante distintas situaciones en las que se requería una actuación urgente por parte de los activistas, hemos podido observar cómo incluso líderes de asociaciones han acabo mencionando como suyas acciones y/o ideas que les han transmitido otrxs activistas con la finalidad de generar entorno a ellxs un populismo mediático, de manera oportunista, llevando a su discurso la lucha que se pretendía dar y manipulándolo todo a su conveniencia, calmando así a la gente, para que verdaderamente no actúen como deberían y no recuerden por que luchan. Esto es un reflejo del actual sistema en el que vivimos que consta de dos bandos, opresores y oprimidos.Lamentablemente esto da a entender que quienes dirigen estas asociaciones han olvidado su papel inicial con respecto al activismo y su postulado base: la defensa y la liberación de los animales, en el que incluimos humanos y no humanos. Centrándose estxs únicamente en organizar “eventos”, crear recogidas de firmas (on-line en su mayoría) y aparecer en medios de comunicación, olvidándose de valorar y de situarse al mismo lado que el resto de activistas que muchas veces han dado su vida y su libertad por el movimiento. Estxs acaban establecidxs en el escalón más bajo de una jerarquía que, como hemos explicado anteriormente, no debería existir.

Al final su lucha se resume en dar imagen y competir entre otras organizaciones para acabar con el liberazgo absoluto.

Nosotrxs creemos en la organización desde la base, sin lideres ni autoritarismos, juntxs podemos construir un nuevo mundo en libertad para todos los animales.

Deja una respuesta